¿Os suena Caminatta? Seguro que en el momento en el que veáis el logo, la conocéis.

 

caminattabags

 

Pues esta simpática tortuga, tiene label vasco y aunque nació en 1993, sus creadores ya trabajaban en el mundo de los complementos desde 1965.

La verdad es que es una maravilla descubrir marcas, pero me da pena no haber sabido antes que Caminatta era una marca con sede en Galdakao. Para que esto no os pase, podéis consultar muchas de las marcas de Bizkaia AQUÍ. Es el mapa de la moda de Bizkaia.

PARA EL DÍA A DÍA

Un bolso versátil para no llevar demasiadas cosas en el bolso. Sólo lo justo.

 

 

Bolsos_caminata_

 

UN MONEDERO DE LO MÁS VERANIEGO

Disponible en tres colores

Bolsos_caminata_cartera_granate_blanca

 

UN SHOPPING BAG PARA GUARDARLO TODO

Está disponible en dos tonos. Un modelo muy ponible para que no nos olvidemos nada en casa

Bolsos_caminata_rayas_azul_mediano

UNA BOLSO PARA LA PLAYA

Cómodo, grande y en cuatro colores

Bolsos_caminata_rayas_playa

Podéis encontrar SUS PUNTOS DE VENTA AQUÍ

No tienen tienda online, pero seguro que más de uno de sus proveedores tiene ese servicio.

Podéis estar al tanto de todas sus novedades en su apartado de NEWS de la web.

Susana Diente, diseñadora de Caminatta, revela en su web algunos de los secretos de la marca.

¿Cómo definirías el espíritu Caminatta? ¿Qué hay de ti en los diseños de la marca?

Para mí, el espíritu Caminatta es comodidad, visualidad, practicidad y sobre todo detalle. Intentamos que entren por los ojos nada más ver sus combinaciones de color y los pequeños detalles. Luego, destacaría su comodidad. Los bolsos Caminatta son ligeros y muy fáciles de llevar. Al menos, para eso trabajamos. Y lo más importante, son bolsos todoterreno para el día a día. Con materiales resistentes puedes colgarlos, cruzarlos, llevarlos a la espalda… Se adaptan a ti. Y sobre mí, bueno… los bolsos son mi mejor tarjeta de presentación, creo que ellos hablan por mí.

Cuando nace Caminatta en 1965 en Bilbao, País Vasco, surge como una marca de maletas y artículos de viaje. ¿Es con el relevo generacional cuando decidís darle la vuelta al negocio y empezar a diseñar bolsos y marroquinería?

Cuando acabo mis estudios de Bellas Artes y diseño, me aventuro en Florencia para hacer la especialidad de diseño de bolsos. Por cierto, una ciudad espectacular, mucho más bonita que Roma, sin duda. Creo que allí me enamoré no sólo de la moda, sino del diseño de bolsos. Fue un flechazo. Así que cuando regresé a la empresa, me dije: “por qué no”. Es entonces cuando comenzamos a incluir en cada colección varios modelos de bolsos coordinados.

Así, poco a poco las piezas de viaje fueron desapareciendo para dar más relevancia a los bolsos, hasta convertirnos en lo que somos hoy, diseñadores de bolsos. Sin embargo, mi padre, aunque jubilado sigue siendo, sin duda, el pilar de la empresa. Ahora me da carta blanca para orientar el negocio a donde yo valore necesario. Y es así como entramos de lleno en el mundo de los bolsos. La marroquinería ha llegado de forma natural, más tarde, como complementos de los bolsos: billeteros, monederos, bolsas de playa, bolsos de caballero y paraguas.

¿Cuál crees que es el éxito de la tortuguita?

Sin duda, la fidelidad de nuestros clientes y el trabajo en equipo, no sólo en el departamento de diseño. Caminatta no sólo es una empresa familiar, todos los que trabajamos y formamos el equipo hemos crecido en ella. Además, nos esforzamos para dar un servicio impecable en todos los sentidos: diseño, logística, venta, pedidos, postventa, atención al cliente… Supongo que ahí radica también el éxito. Trabajamos cada temporada para seguir manteniendo nuestra esencia en las novedades. En definitiva, creo que el éxito es cuando una persona se te acerca y te dice: “Yo veo uno de vuestros bolsos de lejos y sé inmediatamente que es Caminatta”.

¿Os suena Caminatta?