Imagina encontrar el vestido de tus sueños on-line y, directamente, descargarlo e imprimirlo en 3D. ¡No sería increíble!

Pues ya no es el futuro, es el presente.

Comme des Machines es un estudio vasco especializado en moda y tecnología que, además del trabajo como consultores, desde hace un año también ofrecen la posibilidad de imprimir en 3D diseños biodegradables y personalizables: pendientes, pulseras, hebillas, botones y cualquier tipo imaginable de accesorio…

comme-des-machines-impresión-3D

comme-des-machines-pulsera-3D

 

De momento están especializados en los accesorios pero las implicaciones de algo así son incalculables. No sólo se puede llevar la creatividad a límites insospechados sino que además se favorece a los pequeños creadores. En propias palabras de Comme des machines:

Dinamita y pone de relieve todas las deficiencias de la industria del siglo XX: acorta las distancias entre creador-productor-consumidor, posibilita a los pequeños lo que hasta ahora sólo fue potestad de los grandes, no genera stock, no requiere mínimos, permite personalizar, es barata, es sostenible… La lista de virtudes es tan larga que ¿cómo no estar interesados?

mn1

mn2

 

Como bien dicen ellos, es “absolutamente revolucionaria; porque es paradigmática de lo que será el futuro; porque es el juguete con el que siempre soñamos y soñastéis; porque es la alta costura del siglo XXI, pero al alcance de todos… La impresión 3D es eficiente y creativa per se”.

(extractos del artículo Caminando al futuro, Metal Magazine)

Además de realizar encargos para diseñadores como Moisés Nieto o 44 (las imágenes previas son de sus desfiles en la Mercedes Benz Fashion Week 2015), han hecho una colaboración con Honest by Bruno Pieters, con accesorios que se pueden comprar o descargar para imprimir en 3D.

INCOMB-honest-by-bruno-pieters-3D

PANTHER-honest-by-bruno-pieters-3D

 

Para ver más, descargar o comprar, pinchar en este enlace: www.honestby.com

Según este revolucionario estudio vasco, hacia 2025 todos tendremos una printer en casa… Parece ciencia ficción pero no lo es.

¿Qué os parece la idea?